Si se te echa a perder un foco del auto, muy probablemente lo puedes reparar tú mismo, comprando una ampolleta de repuesto en el Homecenter.

Hace varios meses atrás, luego de pasar por un tramo irregular, uno de los focos del auto dejó de funcionar. Mi primera idea al respecto, fue pensar que algún fusible se había quemado, por lo que inicié una peregrinación por avenida providencia en búsqueda de un repuesto en las tiendas de electrónica sin ningún resultado.

Pensando en que en la Casa Royal podría estar la solución, me dirigí hasta el centro de Santiago y consulté en una de sus tiendas pero me indicaron que no trabajaban con este tipo de elementos. Finalmente compré un pack de fusibles en un supermercado Lider, pero los fusibles eran mucho más grandes que los que necesitaba.

Cuando por fin encontré fusibles, en la casa de mis viejos, los probé y no se arregló el problema. Entonces luego de andar harto tiempo con una luz menos, específicamente la luz baja, un día de improviso se arregló sola, al pasar por otro camino irregular.

La reparación mágica nos duró poco, pero sacando cuentas de lo que había sucedido, opté por la vieja solución de pegarle un golpe de puño al foco y se arregló en forma permanente!

Reparando el Foco II

Hace algunas semanas, nuevamente se echó a perder el mismo foco, cuando usaba las luces bajas. Esta vez, la solución de pegarle no funcionó, por lo que acudí a la sabiduría de mi viejo, quien me recomendó que comprara una ampolleta nueva en el Homecenter.

Claro que la cosa no fue tan sencilla, y aquí va el objetivo de este post. Comentar y recordar la forma en que se debe cambiar la ampolleta de mi Yaris Sport 2006.

Paso 1: Sacar la ampolleta mala.

El primer paso para sacar la ampolleta, es desconectar el cable eléctrico que llega al foco. Hay que hacerlo con cuidado pero con valor, ya que en mi caso estaba bastante apretado, pero sale. Luego se debe retirar una tapa grande de goma, la cual va a presión y permite que no le entre agua al foco. Una vez logrado esto, queda a la vista la ampolleta, siempre desde dentro del motor hacia afuera, y ahí se puede ver un pequeño alambre o seguro, que se saca hacia afuera como abriendo una lata de cerveza. Es decir, el alambre debe seguir pegado al auto, pero se abre. Con esto la ampolleta queda suelta y lista para salir.

Paso 2: Comprando la ampolleta.

Si nunca antes se ha cambiado la ampolleta, es muy probable que no sepas qué tipo de ampolleta debes comprar, y por eso es importante sacar primero la ampolleta, para no tener que hacer dos viajes a la tienda, como me pasó a mí. Entonces con la ampolleta mala en mano, puedes acercarte al módulo de accesorios para autos del homecenter y pedirle al vendedor una ampolleta similar a la que tienes, que en mi caso era una de 3 puntas o h3. Es importante que nunca toques el vidrio de la ampolleta con las manos, ya que esto le agregaría estática y podría causar que se queme o que te dure mucho menos.

Paso 3: Instalar la ampolleta.

Probablemente cuando sacaste la ampolleta, fijo que se te olvidó mirar para qué lado iban las patitas. Un dato útil es mirar la otra ampolleta buena, la que ya está instalada y ver hacia dónde apuntan las letras que trae la ampolleta. Generalmente se trata de un texto que indica la marca y se encuentra en la parte de arriba. Cuando instales la ampolleta, no olvides poner bien los sellos y no tocar la parte de vidrio. Pruébala antes de poner los sellos y no dejes que entre aire o agua al foco para que no se ponga amarillo.

Finalmente, ya puedes pasearte por la ciudad mirando como otros automovilistas circulan con sus focos malos, mientras tú, por tu propia cuenta, pudiste arreglar en unos cuantos minutos tu problema solito. En mi caso la ampolleta me costó cerca de 8 dólares.

No hay comentarios