Fecha de publicación: 31-03-2013 | Autor: Icomercial | Categoría: Deportes

Durante la tarde del último día de semana santa, nos dedicamos a ver un poco de fúbtol nacional partiendo por nuestro equipo favorito, la UC. Un equipo que entre otras cosas ha recuperado al joven Matías Mier contratado hace un par de temporadas, y que además ha mantenido a su técnico y equipos de trabajo a pesar de las adversidades. Tanto la U como la UC, van en la punta de la tabla con esquemas de trabajo más o menos definidos.

Cerrando la fecha, por casualidad nos pusimos a ver el partido del cacique y nos encontramos con un equipo sin rumbo, que tiene un técnico interino al cual no se conoce mucho, con una hinchada que tan culpable como sus dirigentes sólo alienta al equipo en las buenas y cuando su club se ve en problemas, como en el partido de hoy, no encuentra nada mejor que tirar monedas y sillas a la cancha causando que su club reciba la suspensión del partido y se vea imposibilitado de luchar por lograr el empate o la victoria, quedando aún más de 30 minutos por jugar.

Hace algunos días, la concesionaria del club anunció una pérdida de millones, indicando además que la caja del club supera apenas los cuatro millones de dólares, monto que no le permitiría ni contratar un nuevo técnico ni mucho menos adquirir jugadores importantes. ¿Qué pasó con las grandes ventas realizadas en la época de Claudio Borghi y la final de la Sudamericana? ¿Qué pasó con todas esas contrataciones millonarias que no han rendido? ¿Quién responde?

Es fácil en momentos como estos acusar a los dirigentes, que claramente tienen bastante culpa por no hacerse asesorar por personas competentes que sepan de fútbol o por probablemente intervenir en decisiones sobre las cuales claramente no tienen idea. Yo agregaría como responsables también a los hinchas que no se han organizado ni ejercido las presiones que corresponden para mejorar esta situación. ¿Por qué un club como Colo Colo quebró si se supone es tan popular? Imagino que porque sus “hinchas” no estuvieron ahí para hacerse socios y hacer valer su voz cuando correspondía. Tampoco fueron capaces de actuar cuando el equipo salió a la bolsa, a pesar de ser supuestamente mayoría.

Me parece que en este minuto Colo Colo necesita más que nunca que alguien con conocimientos deportivos se haga cargo de las decisiones y que contraten de una vez por todas un técnico que ponga en orden las cosas. No puede ser que el equipo más popular del país tenga un técnico interino.