Fecha de publicación: 29-12-2013 | Autor: Icomercial | Categoría: Utilidades

Las oportunidades que representa una tablet para una persona, actualmente van desde el acceso a libros a menor precio en cualquier parte del mundo, hasta la posibilidad de pasar los tiempos muertos jugando con sus amigos de Facebook. El año 2013 me tocó usar una Galaxy Tab 2 de 7 pulgadas y aquí te cuento cómo ha sido mi experiencia.

Para los que me conocen no debería ser una novedad que me encanta estar siempre conectado, ya sea a través de mi computador o a través de algún dispositivo móvil. Por esta razón, cuando en un diario local ofrecieron una promoción que permitía comprar una tablet woo a un bajo costo, me preocupé de comprar La Tercera durante un mes completo para juntar los cupones necesarios y apenas llegó la fecha de retirar el producto me pegué el viaje desde Maipú al Costanera Center a comprar mi primera tablet.

Comprando una tablet china

La experiencia de compra no fue tan buena cómo lo esperaba ya que no pude ver ni probar el producto, sin embargo me la llevé feliz a casa. Una vez abierto el producto, me di cuenta que era bien pequeña y liviana, algo positivo, además de que venía con una carga de batería inicial.

Pasados los primeros usos, me di cuenta que la batería no duraba tanto como yo esperaba. Con suerte una  hora y media de uso y la pila se iba. Esto ocasionó que comenzara a usar la tablet conectada al cable de alimentación, una de las causas principales de su fallecimiento en menos de 2 meses de uso. Resulta que el conector mini usb no era tan firme como pensaba, y en un tironeo con mi hija de 3 años, simplemente se rompió el conector y nunca más pude cargarla.

Lo peor estaba por venir, en mi desesperación por buscar la falla y reparar el equipo, traté de abrir la pantalla y esta se rompió. Cuento corto, me quedé sin tablet en plenas vacaciones.

Recibiendo de regalo una tablet Galaxy Tab Samsung

La historia registra que siendo mi cumpleaños número 33, a mediados del 2013, me puse a reclamar que no había recibido ningún regalo en mi día. Quizás por mi reclamo o porque simplemente la culpa era demasiada, mi señora salió un par de horas con mi suegra, y cuando volvieron me regalaron una Galaxy Tab 2.

El cambio fue total y absoluto. A los pocos días invertí unos 25 mil pesos chilenos en una funda protectora oficial, una tremenda decisión ya que en menos de 24 horas ya se me había caído al suelo en un congreso de marketing, y el protector le salvó la vida. Mientras estaba en las charlas, veía con algo de risa cómo los usuarios de iphone, celulares varios y de notebooks se iban quedando sin baterías, mientras mi tablet funcionó a la perfección por algo más de 9 horas.

El procesador ha funcionado a la perfección, las fotos son geniales y los videos espectaculares. Quizás hay algunas aplicaciones que no he podido instalar por la compatibilidad del equipo, pero para ser una tablet de entrada, funciona más que bien. A diferencia de la Woo, la pantalla no se raya, la batería dura varios días si es que el uso no es intenso, y si la tienes permanentemente activa puedes usarla muchas horas.

Tomando apuntes en reuniones de trabajo

Cuando se inicia una reunión, generalmente nos piden que apaguemos los computadores y celulares. Es aquí, cuando la tablet aparece como un medio para tomar apuntes en vez de usar un papel y lápiz. ¿Cuál es la ventaja? Puedes sincronizar tus notas con Google Doc, de esa forma no necesitas tabular ni digitalizar la información luego de una reunión. Además puedes consultar tu agenda de reuniones, agregar nuevas citas y revisar archivos excel o word sin necesidad de acudir al notebook. A diferencia del celular, acá aún puedes argumentar que estás tomando apuntes en vez de estar chateando en wasapp.