Fecha de publicación: 08-05-2016 | Autor: Icomercial | Categoría: Social Media

El uso de Whatsapp, al igual que otras redes sociales, converge desde el uno a uno, hacia la masificación de grupos de contactos con intereses en común, en una especie de versión 3.0 de los antiguos chats en línea. Esto permite su uso como canal de ventas para promocionar bienes y servicios, y para gestionar su comercialización.

Habituales son los grupos de apoderados del colegio, jardín u organizaciones similares, donde se generan listas de contactos con intereses en común, a tal punto que la aplicación, además de permitir que se compartan textos, audios e imágenes, ha desarrollado la opción de compartir otro tipo de archivos.

De esta forma, avisar a los vecinos de una comunidad, sobre la realización de una completada a beneficio, o incluso, sobre la disponibilidad de almuerzos a pedido, pasteles, tortas, empanadas o pan amasado, se ha vuelto una oportunidad de negocios que muchos ya están aprovechando.

Vendiendo pan amasado por Whatsapp

La señora Alicia, mamá de un compañero de trabajo, tiene un horno de barro en su casa, con gran capacidad, y una habilidad para hacer un pan amasado exquisito el cual se ha hecho muy popular entre sus familiares y amigos.

Hace algunas semanas, la señora Alicia dejó de trabajar por decisión propia, y se quedó en casa con bastante tiempo libre. Inquieta, como lo ha sido siempre, comenzó a elaborar pan amasado para sus cercanos, y a pedido de sus vecinos comenzó a avisarles por Whatsapp, cada vez que se disponía a amasar. De esta forma, sus contactos le encargaban 5 o 6 unidades para la once, y posteriormente se acercaban a su domicilio para comprarle.

No es un negocio industrial, ni pretende serlo, pero le otorga algunos ingresos, y principalmente, una actividad a realizar en su tiempo disponible, además del reconocimiento de sus vecinos por lo rico de sus panes, y lo mejor de todo. Si no hay masa, no hay aviso por Whatsapp, y si no hay aviso no hay compradores. La mejor integración entre consumidores y productores, a nivel de gestión de inventarios.

Oportunidad de comunicación entre emprendedores y clientes

Antiguamente todo buen negocio presumía de contar con un número de teléfono, central telefónica e incluso con algún contact center disponible para recibir los llamados de sus clientes. Hoy a través de la tecnología, es posible emprender a bajo costo, contando con herramientas como Whatsapp, Twitter, Facebook o Instagram, para promocionar productos y servicios entre una comunidad.

El ideal del marketing es lograr la mayor segmentación posible para llegar con el mensaje adecuado justo al cliente que requiere satisfacer una necesidad con un producto o servicio. Qué mejor segmentación que los grupos de contactos o comunidades que se forman en las redes sociales, para poder entregarles mensajes sobre productos o servicios útiles y convenientes para ellos.

Pasos recomendados

Para no caer en el error de la publicidad tradicional de bombardearte con spam o con mensajes que no son de tu interés, si quieres vender a través de un grupo de Whatsapp, trata de ser muy respetuoso con tus contactos y no hagas exceso de anuncios en grupos que están creados para otros fines. Por ejemplo, no es recomendable anunciar tus productos en un grupo de seguridad vecinal.

Por lo anterior, como primer paso, identifica a los contactos que podrían estar interesados en tus productos o servicios e invítalos a un grupo específico para estos fines, si es que no hay uno creado previamente. A continuación, realiza una invitación discreta en otros grupos, pero siempre invitando a sumarse al grupo de ventas. Por ejemplo: “Hola vecinos, estoy iniciando un grupo para avisar sobre la disponibilidad de masas y pasteles. Si alguien quiere sumarse, sin compromiso, me avisa por interno.”

Como segundo paso, quizás sea conveniente contar con imágenes atractivas sobre los productos y experiencias de otros clientes. Esto genera confianza en que lo que se va a solicitar será de buena calidad.

En un tercer paso, es bueno tomar en cuenta las mejores prácticas a nivel de servicio, como por ejemplo atender cordialmente, saludar y despedirse, entregar a tiempo, adjuntar algún adicional o regalo para fidelizar, e incluso mejor aún si es posible realizar preguntas para medir la satisfacción.

Finalmente nunca olvidar que lo principal en estos casos es generar, mantener y honrar la confianza con nuestros contactos, por lo tanto hay que evitar al máximo hacer comentarios fuera de lugar, o exponer la información de nuestros clientes a terceros.